AMOR DE CALENDARIO

Amor de calendario (Holidate, Estados Unidos, 2020). Dirección: John Whitesell. Guion: Tiffany Paulsen. Protagonistas: Emma Roberts, Luke Bracey, Jessica Capshaw, Andrew Bachelor, Kristin Chenoweth y Frances Fisher. Duración: 103 minutos.

Amor de calendario es una comedia romántica producida por Netflix, y estrenada en su servicio de streaming protagonizada por Emma Roberts y Luke Bracey. Está dirigida por John Whitesell, de una larga trayectoria mayoritariamente televisiva, y completan el elenco Jessica Capshaw, Andrew Bachelor, Kristin Chenoweth y Frances Fisher entre otros.

La historia, que cumple con todas las reglas genéricas de la comedia romántica, se centra en Sloane (Roberts) y Jackson (Bracey), dos solteros que deciden pasar juntos todas las festividades anuales para evitar la presión social por encontrar pareja. Pero lo que comienza como una relación sin compromiso se complica cuando se enamoran, poniendo en crisis las reglas que ellos mismo se impusieron.

Lo que diferencia Amor de calendario de otras películas del género es su puesta en escena satírica, utilizando un humor escatológico y sexual, similar al de las primeras comedias de los hermanos Farrelly. Pero si bien se deja en claro que sus protagonistas son todo lo opuesto a los estereotipos, el buen uso de las elipsis deja los detalles morbosos en la cabeza del espectador, haciendo que resulte graciosa una escena donde Sloane (Roberts) sufre las consecuencias del exceso de pastillas de laxante, por ejemplo.

Un párrafo aparte merecen sus protagonistas, donde sorprende Emma Roberts como esta joven desencantada del mundo luego de romper con su novio, que se nos presenta fumando un cigarrillo que apaga en un adorno navideño, para verla luego molesta en la cena familiar, donde le hacen notar su soltería. Y por medio del montaje paralelo se nos presenta a Jackson (Bracey), también incómodo con la familia de una joven a la que apenas conoce, de la que huye de forma escandalosa. Dos personajes egoístas que en su primera salida se burlan de las convenciones de la comedia romántica, lo que acentúa aún más el proceso de cambio que llevan a cabo a lo largo de la trama, haciéndole un simpático guiño al espectador.

En conclusión, Amor de calendario hace de la previsibilidad de su trama una herramienta para el disfrute del espectador, quien se deja llevar por una narración en la que los gags funcionan. Es así como tenemos un equivalente a Cuando Harry conoció a Sally (When Harry met Sally, Rob Reiner 1989) para los tiempos actuales, demostrando que por más que pasen los años los conflictos humanos siguen siendo los mismos.

PATRICIO FERRO

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.