BLACK ADAM

Black Adam (Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Hungría, 2022). Dirección: Jaume Collet-Serra. Guion: Adam Sztykiel, Rory Haines y Sohrab Noshirvani, basados en los personajes de Bill Parker y C.C. Beck. Protagonistas: Dwayne Johnson, Aldis Hodge, Sarah Shahi, Quintessa Swindell, Noah Centineo y Pierce Brosnan. Duración: 124 minutos.

Black Adam es una película protagonizada por el villano de DC cómics, interpretado por Dwayne Johnson que suma un nuevo capítulo a su universo cinematográfico. Quien vuelve a ser dirigido por Jaume Collet-Serra, y está acompañado por Aldis Hodge, Sarah Shahi, Quintessa Swindell, Noah Centineo y Pierce Brosnan, entre otros.


En primer lugar resulta necesario aclarar que si bien forma parte del DCEU, funciona como una película independiente, ya que cuenta el origen del protagonista, que es liberado de la tumba donde estuvo encerrado durante 4600 años en la ciudad ficticia de Kahndaq, que se da a entender que se ubica en Medio Oriente. Que es combatido por miembros de la Sociedad de la Justicia de América, comandada por el Doctor Fate (Brosnan), que conscientes de su gran poder y sed de venganza, buscan volver a encerrarlo y evitar la destrucción del planeta.


En segundo lugar vale la pena destacar que saca provecho del carisma de Dwayne Johnson para lograr que se luzca en escenas de acción largas y espectaculares, sobrecargadas de efectos visuales y sonoros, donde se explica lo justo y necesario para justificarlas. Continuando con la puesta en escena de videoclip que retoma la estética de Michael Bay, caracterizada por alternar entre el montaje acelerado debido a la gran cantidad de tomas de corta duración, con la ralentización arbitraria de algunas de ellas.


Resolviendo así desde la puesta en escena, la principal limitación que tiene esta película es la falta de atractivo del mito que funda el universo diegético en el que transcurre, compartido con el de Shazam! (David F. Sandberg, 2019). Lo que sirve para evitar explicaciones anti climáticas, resumiendo a su mínima expresión la presentación de los miembros de la Sociedad de la Justicia de América, aunque pasando por alto el choque cultural, en lugar de aprovecharlo como material de potenciales gags.


En conclusión, Black Adam funciona porque cumple con lo que promete, haciendo un uso efectivo de los lugares comunes del género para garantizar el entretenimiento. Y presentando a este villano que hace las veces de antihéroe que promete aparecer en una gran cantidad de proyectos de este universo cinematográfico. 

PATRICIO FERRO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *