EL IMPERIO DE LA LUZ

Visitas: 166

El imperio de la luz (Empire of light, Estados Unidos, Reino Unido 2022). Guion y Dirección: Sam Mendes. Protagonistas: Olivia Colman, Micheal Ward, Toby Jones, Tom Brooke, Hannah Onslow y Colin Firth. Duración: 115 minutos.

El imperio de la luz es la última película del director ganador del Oscar Sam Mendes, quien abandona el cine de acción para contar un relato intimista protagonizado por la también ganadora del Oscar Olivia Colman. Acompañada de Micheal Ward, Toby Jones, Tom Brooke, Hannah Onslow y el también ganador del Oscar Colin Firth, entre otros.

La historia, escrita también por su director, se centra en Hillary (Colman), la encargada del cine de una ciudad costera inglesa a comienzos de la década del 80, con Stephen (Ward), uno de los empleados. Quienes entablan una relación afectuosa que les permite afrontar juntos sus problemas, ya que además de la notable diferencia de edad, ella sufre de una enfermedad mental y él sufre las violentas consecuencias de la discriminación racial por ser afrodescendiente.

En primer lugar es necesario destacar la fotografía del dos veces ganador del Oscar Roger Deakins, cuya excesiva iluminación de tonos cálidos, especialmente en los exteriores, le imprime una sensación de idealización nostálgica que se puede apreciar en la belleza de las imágenes, aun dentro de ambientes prosaicos como un salón abandonado. Acompañada tanto por la banda sonora minimalista de Trent Renzor y Atticus Ross como por diferentes temas de moda en dicha época que escuchan sus personajes. Lo que, sumado a las diversas películas que se nombran o aparecen en carteles, forman parte de los clichés que permiten ubicar espacio temporalmente al espectador.

Un párrafo aparte merece la gran acutacion de Olivia Colman, cuyo personaje utiliza el trabajo para contenerse de exhibir una enfermedad mental cuyas consecuencias son dejadas fuera de campo. Que encuentra su complemento en el carisma de Micheal Ward, sacando provecho de una química sorprendente que sostiene una narrativa que por momentos se dispersa en diversas subtramas.

En conclusión, con El imperio de la luz, Sam Mendes vuelve a tratar, al igual que en “Belleza americana” (American beauty, 1999) el tema de la nostalgia, pero no desde el punto de vista de un protagonista desencantado con la realidad actual, sino desde su lugar de director. Motivo por el cual construye una puesta en escena en función de una visión idealizada del pasado, pero en el que las acciones de los personajes son juzgadas desde la corrección política actual. 

PATRICIO FERRO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *