EL TRIANGULO DE LA TRISTEZA

Visitas: 263

Para comprar esta película en Amazon hace clic acá: https://amzn.to/3mhlGeS

El triángulo de la tristeza (Triangle of Sadness, Estados Unidos, Suecia, Reino Unido, Alemania, Francia, Turquía, Dinamarca, Grecia, Suiza y México 2022). Guion y dirección: Ruben Östlund. Protagonistas: Harris Dickinson, Charlbi Dean, Zlatko Buric, Vicki Berlin, Henrik Dorsin y Woody Harrelson. Duración: 147 minutos.

El triángulo de la tristeza, escrita y dirigida por el sueco Ruben Östlund, es la última ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, y nominada a 3 premios Oscar, incluido el de Mejor Película. Y se encuentra protagonizada por la estrella en ascenso Harris Dickinson, además de Charlbi Dean, Zlatko Buric, Vicki Berlin, Henrik Dorsin y Woody Harrelson, entre otros.

La historia se estructura en tres capítulos, diferenciados claramente entre sí por un título que las presenta. Y es así como tenemos un primero en el que conocemos a Carl y Yaya, una pareja de modelos en crisis porque ella gana un sueldo mucho mayor al de él. Para pasar al segundo donde los vemos en un lujoso crucero que comparten con una serie de excéntricos millonarios, que naufragan en el tercero, por lo que forman parte de un pequeño grupo de sobrevivientes.

Si bien tanto la temática como el planteo satírico resultan atractivos, la puesta en escena resulta desacertada, porque lo que Luis Buñuel dijo de manera sutil e inteligente en “El discreto encanto de la burguesía” (Le charme discret de la bourgeoisie, 1972), acá está dicho a la manera de Damián Szifrón en “Relatos salvajes” (2014). Esto es, haciendo una larga exhibición de las bajezas humanas de todas las clases sociales y riéndose con desprecio de sus personajes con una actitud sobradora.

Un párrafo aparte merece la falta de timing para la comedia, donde lo único que funciona es una escena en la que el Capitán (Harrelson) y Dimirty (Buric) discuten borrachos sobre el capitalismo y el comunismo con el micrófono encendido mientras el barco atraviesa la tormenta. Porque claramente su director no busca hacer reír al espectador, sino provocarlo, con planos generales que no se adecúan a la narración, elipsis que obligan a los personajes a explicar lo que pasó, y por sobre todas las cosas una cantidad exagerada de personajes vomitando que generan desagrado.

En conclusión, El triangulo de la tristeza ofrece una mirada satírica sobre la sociedad actual, en la que el humor negro es suplantado por el morbo. Y en la que el director logra su objetivo, de provocar con una rebeldía adolescente al espectador, sin decir nada interesante, a pesar de su estética propicia para ser tenida en cuenta por los festivales más prestigiosos. 

PATRICIO FERRO

ResponderReenviar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *