EL SEDUCTOR

l seductor” (The beguiled,  Estados Unidos 2017). Dirección: Sofia Coppola. Guión: Sofia Coppola, Albert Maltz y Irene Camp, basado en la novela A painted devil de Thomas Cullinan. Protagonistas: Collin Farrell y Nicole Kidman, y acompañados por Kristen Dunst, Elle Fanning, Oona Laurence, Angourie Rice, Addison Riecke y Emma Howard. Duración: 93 minutos.

“El seductor” es la nueva película de Sofia Coppola, con la que ganó el premio a la Mejor directora en la edición del Festival de Cannes de 2017, convirtiéndose así en la primera mujer en la historia de este prestigioso festival en conseguir esta distinción. La película está basada en la novela A painted devil de Thomas Cullinan, que ya había sido llevada al cine por Don Siegel en 1971, y protagonizada entonces por Clint Eastwood y Geraldine Page. En este caso esos papeles son interpretados por Collin Farrell y Nicole Kidman, y acompañados por Kristen Dunst, Elle Fanning, Oona Laurence, Angourie Rice, Addison Riecke y Emma Howard.

La historia transcurre en el sur de los Estados Unidos durante la Guerra de Secesión, cuando el cabo yanqui John McBurney (Farrell) es hospedado en un colegio internado de señoritas sureño a cargo de Miss Marta (Kidman), quien se niega a entregarlo como prisionero, lo que trae consecuencias inesperadas en ese universo femenino cerrado. Y el tiempo breve que se consideró al principio empieza  a extenderse, cuando el yanqui empieza a recuperarse y ellas se niegan a entregarlo al ejército como prisionero, trayendo consecuencias nefastas para todos. 


El premio obtenido por Sofia Coppola en el festival de Cannes gracias a esta película es más que merecido, porque atrapa al espectador desde la primera escena, dando a entender con muy pocos recursosla tensión sexual constante que genera la presencia de tal hombre en este grupo de mujeres aisladas, en un contexto donde la represión puritana no hace más que acrecentarla. Es por eso el uso de los planos detalle de las manos de Miss Marta cuando higieniza a John McBurney, el vestido con los hombros descubiertos que usa Edwina en la primera cena que comparten todos juntos, o el beso que le roba Alicia, la más atrevida de todas. Pero esta tensión es liberada en el tercer acto, lo que hace que los personajes sufran las consecuencias y el espectador pueda hacer catarsis.


Cabe también destacar el uso del sonido fuera de campo como un elemento fundamental; la música extradiegética es utilizada en momentos muy necesarios, ya que el canto de los pájaros es escuchado de una forma casi constante durante toda la película, solo interrumpido por el sonido de los bombardeos de un lucha cercana. A esto hay que sumarle el gran trabajo de fotografía en 35 milímetros de Phillip de Sourde, que aprovecha la luz natural para crear este clima surrealista donde la armonía de la composición de las imágenes sugiere la hipocresía de lo que realmente ocurre. Porque en realidad estos personajes están encerrados, y las columnas del estilo neoclásico de la mansión donde viven son en realidad barrotes de una cárcel de lujo.


En conclusión, “El seductor” es una película en la que su directora pone todas sus marcas de estilo impresionista al servicio de una historia ajena a la que le aporta su punto de vista tan particular.

PATRICIO FERRO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.