30 NOCHES CON MI EX

Esta critica tambien fue publicada en la pagina Locoxelcine.com

30 noches con mi ex (Argentina, 2022). Dirección: Adrián Suar. Guion: Javier Gross y Adrián Suar. Protagonistas: Adrián Suar, Pilar Gamboa, Rocío Hernández, Campi, Jorge Suárez, Elvira Onetto y Pichu Straneo. Duración: 95 minutos.

30 noches con mi ex es una comedia dirigida y protagonizada por Adrián Suar, en la que como su nombre lo indica, interpreta a un hombre separado que tiene que volver a convivir con su esposa, interpretada por Pilar Gamboa. Acompañados de Rocío Hernández, Campi, Jorge Suárez, Elvira Onetto y Pichu Straneo, entre otros.

La historia se centra en el Turbo (Suar), quien acepta el pedido de su hija (Hernandez) de llevarse a vivir a su casa a la Loba (Gamboa), su exesposa, que necesita un lugar para vivir al salir de su internación psiquiátrica. Y si bien la convivencia trae problemas, que dan origen a los diferentes gags, también reavivan sentimientos amorosos y hasta generan la ilusión de volver a estar juntos.

El principal problema de esta película se encuentra en la construcción de los personajes, especialmente el de la Loba, porque no se le dejan claras al espectador las características de la patología que sufre. Motivo por el cual algunos gags en principio ingeniosos no tienen un desarrollo adecuado, y se convierten en escenas sueltas que no influyen en las que las suceden, como ocurre con la destrucción de la pared. Así como también se desaprovecha a los humoristas televisivos Campi y Pichu Straneo, dejando en claro que no es su sola presencia la que genera risas, sino que son las acciones que llevan a cabo.

Un párrafo aparte merece su fotografía, en la que vuelve a lucirse Felix Monti, con planos secuencia complejos que otorgan fluidez a la narración. Que, junto a la nitidez del sonido, marcan un salto de calidad para el cine comercial argentino, donde pueden demostrar su profesionalismo quienes trabajan los rubros técnicos, ya que históricamente se los descuidaba por cuestiones presupuestarias.

En conclusión, 30 noches con mi ex es una película que no funciona, porque desaprovecha sus buenas ideas, basadas en una premisa que podría haber servido de secuela de Un novio para mi mujer (Juan Taratuto, 2008). Lo que desaprovecha el notable profesionalismo de sus rubros técnicos, que se lucirían aún más con un mejor tratamiento de la historia.

PATRICIO FERRO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.