DEJAR EL MUNDO ATRÁS

Visitas: 65

Dejar el mundo atrás (Leave the world behind, Estados Unidos, 2023). Dirección: Sam Esmail. Guion: Sam Esmail, basado en la novela homónima de Rumaan Alam. Protagonistas: Julia Roberts, Mahershala Alí, Ethan Hawke, Myha’la, Charlie Evans y Kevin Bacon. Duración: 138 minutos.

Dejar el mundo atrás es la ópera prima de Sam Esmail, quien cuenta con el antecedente de dirigir 38 episodios de la serie Mr Robot (2015-2019), producida por Barack y Michelle Obama y estrenada en Netflix. Y cuenta con un elenco de grandes figuras, entre los que se encuentran los ganadores del Oscar Julia Roberts y Mahershala Alí, acompañados de Ethan Hawke, Myha’la, Charlie Evans y Kevin Bacon, entre otros.

Con un guión adaptado de la novela homónima de Rumaan Alam, cuenta la historia de Clay (Hawke) y Amanda (Roberts) Standford, un matrimonio que alquila una casa para pasar las vacaciones, y recibe la visita de los dueños de casa, que les piden quedarse con ellos porque hubo un apagón eléctrico. Lo que es, junto con la falta de wi fi y señal televisiva, el primero de una serie de extraños sucesos que los dejan aislados e incomunicados, intentando entender lo que está pasando.

En primer lugar es necesario aclarar que se trata de una película apocalíptica, pero llevada a una escala minimalista, privilegiando el suspenso por sobre el gran espectáculo, y sacando el máximo provecho del fuera de campo. Y en eso se diferencia de Señales (Signs, M.Night Shyamalan 2002), con la que está emparentada en su puesta en escena, prioriza el mostrar por sobre el explicar ya que los espectadores tenemos la misma información que estos personajes aislados involuntariamente, y por lo tanto se nos mantiene activos formulando diversas hipótesis sobre lo que ocurre.

Un párrafo aparte merece la fotografía, a cargo de Tod Campbell, que saca provecho de la profundiad de campo, y construye complejos planos secuencia con la cámara en posición cenital, que generan el clima de extrañamiento necesario para que la historia funcione. Entre los que se destaca el del barco petrolero que encalla en la arena, mientras la gente huye de la playa, ya que tiene todas las cualidades para convertirse en clásica.

En conclusión, Dejar el mundo atrás es, al igual que El pulso (Todd Williams, 2016), una película que usa las reglas del suspenso para invitar a la reflexión a los espectadores sobre su dependencia constante a la tecnología. Manteniéndolo activo, intentando averiguar lo que ocurre y desconfiando de todos con la información que se le va mostrando.

PATRICIO FERRO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *